QUÉ ES LA DIABETES?
La diabetes mellitus es un proceso crónico que aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que genera. El pie es una de las partes del cuerpo que puede verse más afectada por esta enfermedad, dando lugar a lo que conocemos como «pie diabético».

¿QUÉ ES EL PIE DIABÉTICO?
El pie diabético es una alteración clínica que se produce por mantener unos niveles de glucosa más elevados de lo habitual. Se caracteriza por:
– Una disminución de la sensibilidad en el pie (neuropatía).
– Una disminución de la circulación de la sangre (isquemia).
Ambos factores pueden predisponer la aparición de una ulceración en el pie.

ALREDEDOR DEL 15% DE LOS PACIENTES DIABÉTICOS DESARROLLAN ALGUNA ÚLCERA EN EL PIE A LO LARGO DE SU VIDA.
CONSEJOS.
¿Qué puedo hacer para prevenir las úlceras?

La diabetes es la causa más frecuente de amputación del pie en países desarrollados y se estima que el número de pacientes diabéticos diagnosticados va a aumentar significativamente. Muchas de estas amputaciones se podrían evitar, en la medida de lo posible, si se realizasen las acciones preventivas necesarias. A continuación, te exponemos una serie de consejos:

1. Realiza el cribaje neuropático y vasculopático

Se recomienda realizar una vez al año el cribaje neuropático y vasculopático para comprobar el estado y la evolución de la enfermedad. Destacar que, en pacientes de riesgo, es recomendable hacerlo cada seis meses.

2. Observa a diario el pie

Es aconsejable que todos los días observemos con detenimiento los pies prestando especial atención a la punta del dedo gordo, al resto de dedos sobre todo por la parte de abajo, al talón y a la planta sin olvidar tampoco la zona exterior del pie. Si vemos que aparece alguna rozadura, herida o enrojecimiento lo ideal es acudir a un especialista porque, como se suele decir, «más vale prevenir que curar».

“HAY QUE PRESTAR ATENCIÓN A 5 ZONAS DEL PIE: PUNTA DEL DEDO GORDO, PARTE INTERIOR DEL RESTO DE DEDOS, TALÓN, PLANTA Y ZONA EXTERIOR DEL PIE.”

3. Cuidado al cortar las uñas

El corte debe ser recto utilizando un cortaúñas o un alicate recto, e intentando no dejar nunca esquinas ya que esto nos puede generar una lesión en la piel. En pacientes con diabetes, una pequeña herida a la que podríamos no darle importancia puede ser el punto de partida de una posible infección. Por ello, te aconsejamos que acudas al podólogo si es necesario para evitar este tipo de problemas. Puede parecer algo banal pero no lo es.

4. Presta especial atención a la higiene

En un paciente diabético es importante lavar todos los días los pies y mantenerlos muy limpios. Es recomendable hacerlo con agua tibia y jabón. Cabe recordar que muchos pacientes no tienen sensibilidad en esta parte del cuerpo y no sentir el agua demasiado caliente puede generarle una quemadura. Por este motivo, también tendremos que evitar calentar los pies con bolsas de agua o colocarlos cerca de estufas y radiadores.

Secar bien los pies también será fundamental al igual que hidratarlos con cremas específicas, cuidarlos para evitar la aparición de callosidades o durezas o aplicar unos polvos si sudan en exceso.5. Un calzado de calidad con unos calcetines sintéticos

Los mejores zapatos son los de piel. Es recomendable revisar su interior todos los días ya que una pequeña piedra, por ejemplo, puede causar una herida.

Así pues, hay que extremar las precauciones en cuanto al calzado. A continuación, detallamos los aspectos más relevantes en cuanto a sus características:

– Escoger un calzado que no oprima ni desajuste y sea ligero.
– La numeración basada en la anchura del antepié.
– La pala debe ser amplia y alta (licra preferentemente).
– El interior no debe llevar costuras.
– La suela tiene que ser de goma y antideslizante
– El tacón debe tener 2 o 3 centímetros.
– Calzado acordonado o con velcros.
– Contrafuerte semirrígido.
– Los materiales del corte del calzado deben ser traspirables como la piel.

Si estrenamos zapatos o zapatillas, hay que intentar llevarlos por la tarde y menos de una hora al día. Además, por casa no hay que caminar descalzos sino con unas zapatillas cómodas. Tampoco por piscinas o playas.

Por otro lado, los calcetines también tendrán un papel destacado. Te recomendamos que sean sintéticos, sin grandes costuras y que no aprieten ya que así la sangre circulará mejor.

Ser diabético no implica que aparezca una ulceración o se vaya a tener que amputar el pie, pero es importante realizar las acciones preventivas necesarias para poder anticiparnos a la aparición de la úlcera.

TRATAMIENTOS:

Contamos con tratamientos adecuados para combatir los hongos, callosidades y pie de atleta en pacientes diabéticos.

En la consulta y evaluación determinaremos que tipo de micosis presenta y recomendaremos los productos especiales que deben utilizar.

● Evaluamos y diagnósticamos los tipos de pie diabético.
● Productos elaborados especialmente para pacientes diabéticos.
● Realizamos medida de glucosa.

“ACUDIR 1 VEZ AL MES AL PODÓLOGO ES LO IDEAL PARA UN PACIENTE DIABÉTICO”

Fuente: Podoactiva.